620280478

info@lamountain.es

Top
La Mountain / Noticias  / Surfing Lanzarote: descubre el deporte con más flow

Surfing Lanzarote: descubre el deporte con más flow

Nuestra primera propuesta para este verano es una visita cercana pero imprescindible: las Islas Canarias. Su placentero clima y sus magníficas playas nos permiten visitarlas en cualquier época del año.

El deporte escogido en este caso es la modalidad estrella del archipiélago: el surf. El destino escogido es la isla de Lanzarote, concretamente la zona de la Playa de Famara, al noroeste de la isla. Sin lugar a dudas es la playa más espectacular de la zona. Comienza en el pueblecito de La Caleta de Famara y se extiende por varios kilómetros hasta las faldas del impresionante Risco que lleva el mismo nombre. La arena es limpia y fina y presenta un color tostado. Los reinantes vientos alisios han formado en su parte trasera importantes dunas con escasa vegetación, y entre ellas los bañistas descansan placenteramente bajo el sol. Es una playa en la que suele haber olas y viento, y a pesar de ser una playa muy visitada, su gran extensión hace que nunca esté masificada y nos sintamos solos en un lugar de ensueño.

Lanzarote es una isla ideal para el aprendizaje y la práctica del surf, el bodyboard, el kitesurf o el windsurf. También es frecuente ver ala deltas y parapentes que se lanzan desde lo alto del macizo de Famara para sobrevolar esta increíble playa.

Podemos decir que existen dos Famaras, una en la bajamar y otra en la pleamar, pero ambas igualmente espectaculares. Con la marea baja o vacía, como dicen en la isla, la arena gana terreno al mar y en la orilla se forman grandes charcos de poca profundidad y agua tranquila. Es entonces cuando la enorme extensión de arena mojada es iluminada por el sol y en ella se reflejan las paredes del Risco, creándose así un espejo natural enorme, precioso y sin igual. En cambio, cuando sube la marea, hay zonas de la playa en donde la arena desaparece bajo el mar y las olas llegan a los callaos, rocas volcánicas redondeadas por la erosión marina.

Desde arriba del Risco de Famara, a unos 480 metros de altura y en primerísima línea de mar, la panorámica es colosal: el rico patrimonio ecológico que brota y sobrevuela el macizo, así como la caprichosa orografía del risco. A sus pies, la espectacular playa de Famara y el rompiente variado de olas que aporta un audio distintivo a la experiencia. Por si fuera poco, al norte apreciará la bella factura de La Graciosa, Montaña Clara y Alegranza posadas en el Atlántico, mientras que hacia el interior de Lanzarote atisbará la magia del valle de las 1.000 palmeras de Haría y el enigmático volcán de La Corona.

lanzarote lanzarote

 

Oriol Porcel

Sin comentarios

Escribe tu comentario:

catorce − 6 =